El oficio de enseñar por Edith Litwin

Edith Litwin plantea en su texto “El oficio de enseñar” la importancia de preguntarnos cómo hacer para provocar aprendizajes más duraderos. De esta manera recurrimos a las experiencias, biografías, el relato de casos,  situaciones sorprendentes para desarrollar la exposición de un tema. Pero la apropiación del conocimiento no es automática, y quizás, por más que haya sido enseñado bien, un alumno no aprende. La enseñanza requiere que provoquemos a nuestros estudiantes para que realicen diferentes actividades con el objeto de aprender.

El oficio en acción requiere:

Construir actividades:

  • El método se inscribe en el proceso que elegimos para enseñar algo, en el marco de ese método privilegiamos una estrategia (para inicio, comunicación, análisis) son un curso de acción que permite la implementación del método e implican una secuencia. En las estrategias también ponemos en juego modelos, es decir proyectos basados en una concepción de aprendizaje que orienta las actividades que el docente despliega y propone a sus estudiantes.
  • ¿Resolvemos la actividad? Muchas veces planteamos actividades, variadas, divertidas, desafiantes, pero es necesario que el docente las resuleva con anterioridad para asegurarse que lo planteado se entienda. También nos permite orientar la actividad.
  • Las consignas de trabajo es importante aclarar qué entendemos por cada una de las actividades y qué espacio contempla su resolución.
  • Las actividades y los objetivos de enseñanza proponer diversidad de actividades para alcanzar un objetivo, multiplicidad de propuestas y comprensión más compleja del mismo tema o problema.
  • La tarea del docente durante la resolución de la actividad: supervisar, reorientar cuando sea erróneo, alentar a los estudiantes, favorecer la concreción de las actividades.

Los casos de la enseñanza:

  • Es una metodología novedosa. Despierta el interés de docentes y alumnos. Consiste en: seleccionar casos reales y construirlos para la enseñanza. Son una invitación para pensar. La cualidad de los buenos casos consiste en estimular el pensamiento, la búsqueda de razones y el deleite o el placer por esta actividad.
  • ¿Qué es y qué no es un caso? Es una herramienta o instrumento para la enseñanza. Adopta el estilo de la narración. Son interdisciplinarios. Los buenos casos encierran dilemas, situaciones problemáticas de difícil o compleja resolución. El aprendizaje requiere tiempo y trabajar con casos requiere tiempo prolongados para dar el espacio y la oportunidad para pensar, para buscar nuevas fuente de análisis y para conjeturar o responder al dilema que se plantea.
  • ¿Cómo llevar a la práctica esta estrategia en el aula? Es un puente relevante para llevar a cabo los temas del curriculum. Primero seleccionar un tema, después un  relato que permita la introducción del tema, (película, periódico, literatura universal, entre otros) debe ser una buena historia, bien escrita, los personajes reales y enfrenten un problema o dilema. Que sean verdaderos problemas que inviten a pensar.

Aprendizaje basado en problemas

  • Estrategia de enseñanza donde se plantean y resuelven problemas del mundo real. Los alumnos tienen que comprender, sus alcances y planean los pasos para la resolución. Ni tan simple ni tan complejo. Los pasos: comprensión, elaboración de un plan, puesta en marcha del plan, reflexión o evaluación.
  • La tarea del docente: Identificar los temas relevantes, conocer las ideas importantes que se pretenden enseñar con ello, el contexto político, nacional, regional y cultural.

La simulación como estrategia didáctica

  • Aprender mediante la participación de una situación similar a la real, conscientes de que es una realidad ficcional. Aprender en situaciones prácticas, en tanto reconocemos que si los estudiantes participan, los aprendizajes son más duraderos, impactan en sus conciencias promueven reflexiones y permiten mejores procesos de autoevaluación.
  • Cuando la simulación es obligada. El atractivo es la posibilidad de aprender actuando en situaciones similares a las reales sin los riesgos que esas actuaciones podrían implicar.
  • La simulación como laboratorio de análisis: la experiencia le permite al alumno poder hacer su propia autoevaluación
  • Estrategia de formación ciudadana: asunción de roles en situaciones de conflictos, proponer debates, someter juicios las conductas.
  • Polémicas y riesgos en torno a la simulación. Puede que el niño la confunda con la realidad y no crea que es ficcional.

Trabajo grupal

  • Depende la actividad la constitución del grupo.
  • La tarea del docente: diseña y ayuda en su concreción. Deben participar todos, que cada uno desarrolle capacidades diferentes, alentarlos para que todos cooperen entre si,
  • Evaluar el trabajo del grupo: es el producto el que debe ser evaluado, no lo que ha hecho cada uno de los alumnos.
  • En la clase y fuera de ella: necesitan desarrollarse en otros espacios, no solamente en el aula, monitorear si han comprendido bien es una condición para que el trabajo sea productivo y no conduzca a equívocos.
  • El aula de la diversidad: no es homogénea, todos somos diferentes. Aprender y experimentar con sentido moral solo se logra cuando aprendemos a vivir, convivir y gozar con nuestros pares, iguales y diferentes a cada uno de nosotros.

Ahora, para reflexionar:

  • ¿Cuáles de estas propuestas que menciona Edith Litwin reconocen o utilizan en sus propias prácticas?
  • ¿Cuál o cuáles podrían incorporar? ¿Por qué?
  • ¿Con cuál o cuáles de ellas no están de acuerdo? ¿Por qué?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s